July 15, 2008

¡Prohibido leer! ¡Prohibido pensar!

Tres jemplos tomados de la Guía biliográfica del OD:

A propósito de Strength to Love, de Martin Luther King:
Lo dicho hasta aquí pone de manifiesto, por una parte, que el libro carece de verdadero interés; y por otra, que es doctrinalmente inaceptable por su planteamiento, aunque la motivación principal y algunas conclusiones sean válidas.
A propósito de El llano en llamas, de Juan Rulfo:
Claramente parece desaconsejable la lectura de los cuentos titulados: Macario, En la madrugada, Talpa, y sobre todo, Anacleto Morones, donde la fantasía, la deformación religiosa casi supersticiosa, y el elemento sensual, centrado en breves pasajes donde se manifiestan acciones sensuales aunque sin ser descritas, parecen motivo suficiente para desaconsejarlos. En los restantes cuentos, las alusiones sexuales no ofrecen inconvenientes, aunque sí están presentes en: Es que somos muy pobres, El llano en llamas, Luvina, Acuérdate. En los demás cuentos lo sensual no aparece, pero sí el ambiente sórdido ya mencionado.
A propósito de Les misérables, de Victor Hugo:
Les Misérables presenta un aspecto caótico, en el cual se superponen demasiados elementos. Actitudes patéticas, casi amaneradas, contrastes de pasiones extremas, conseguidos frecuentemente de forma artificiosa, continua lucha entre exasperadas expresiones del bien y del mal, se mezclan con momentos felices llenos de sencillez.
Y el mundo les dice: "Ay, no mamen".

Pero no les importa el qué-digan-los-otros, seguros como están ya en su torre de marfil.

Y el mundo les repite: "Ash, de verdad que no mamen".

* * *

Prisionero de su sistema, el fundador de ese colonialismo mental y espiritual que es el OD sostuvo años después: "Si tenéis basura en vuestra casa, es porque os da la gana: hay que decidirse a quemarla (…). Haced lo que hicieron el cura y el barbero en la casa de Don Quijote: se metieron en la biblioteca, fueron considerando los libros que habían vuelto loco al hidalgo, y los tiraron por la ventana al patio; y después hicieron una buena hoguera. Si por eso me llaman inquisitorial, os diré que no me importa nada. (…) Tenéis que coger todos esos libros malos que ahora pululan por aquí, como por todo el mundo, y pegarles fuego, con serenidad. Si hacen mucho humo, mejor: es humo de incienso. Esos libros están haciendo la gran traición a la Iglesia, el gran daño a las almas".


Y el mundo insiste: "¡Que no mamen, carajo!". Pero es inútil.
* * *

Coda

Goebbels ya se había alegrado el 10 de mayo de 1933 por su propia quemazón de libros:
"(...) Wenn Ihr Studenten Euch das Recht nehmt, den geistigen Unflat in die Flammen hineinzuwerfen, dann müsst Ihr auch die Pflicht auf Euch nehmen, an die Stelle dieses Unrates einem wirklichen deutschen Geist die Gasse freizumachen. Der Geist lernt sich im Leben und in den Hörsälen, und der kommende deutsche Mensch wird nicht nur ein Mensch des Buches, sondern auch ein Mensch des Charakters sein. Und dazu wollen wir Euch erziehen. Jung schon den Mut zu haben, dem Leben in die erbarmungslosen Augen hineinzuschauen, die Furcht vor dem Tode zu verlernen und vor dem Tode wieder Ehrfurcht zu bekommen, – das ist die Aufgabe dieses jungen Geschlechts. Und deshalb tut Ihr gut daran, um diese mitternächtliche Stunde den Ungeist der Vergangenheit den Flammen anzuvertrauen. Das ist eine starke, große und symbolische Handlung (...)".

17 comments:

Lupambulus Berolinen. said...

» When we run over libraries, persuaded of these principles, what havoc must we make? If we take in our hand any volume; of divinity or school metaphysics, for instance; let us ask, Does it contain any abstract reasoning concerning quantity or number? No. Does it contain any experimental reasoning concerning matter of fact and existence? No. Commit it then to the flames: for it can contain nothing but sophistry and illusion. «

Con affetto ;-)

Enrique G de la G said...

David Hume!

Guillermo Núñez said...

Saludos Enrique. Justo ayer leía un texto de Arash Hejazi y la "pugna" cotidiana (en realidad, sólo el temor) que tienen los autores de Irán -que no está suscrito a la Convención de Berna- con el Ministerio de Cultura que se aneja con algo que sólo llama la Guía Islámica. Mucha censura y muchos dictámenes sobre libros por gente que no firma los mismos y cuyo juicio, finalmente, se reduce a su gusto particular. Me dio curiosidad tu actualización, la opinión que se hace sobre Los Miserables es muy parecida a la que hiciera Sainte-Beuve. En fin: tuve yo alguna vez mi rozón con estos dictámenes, cuando quise dejarle una lectura a alumnos de la preparatoria de la UP -era un fragmento de White Noise de DeLillo- y se me contestó con un dictamen negativo de la novela (en realidad no de la novela sino del autor juzgado a partir por otras novelas suyas que no pasaban la prueba del Opus Dei). Finalmente me valió un poco madres y les di el fragmento a los alumnos y aprendieron sobre lo que es un sofista (para lo cual tenía pensado el fragmento). Cada quien lee lo que quiere en su casa, finalmente. En fin, no sé. No sé. No me enoja. Pueden prohibir los "lectores terribles". Puede valernos madres.

Roberto said...

Terrible. Yo me enojé muchísimo en una ocasión, hace años ya, que envié una reseña de El hombre duplicado de Saramago. Me la rechazaron bajo el argumento de que en mi reseña no advertía al lector del conflicto existencial que podría experimentar quien se adentrara en sus páginas. Tomé mi libro y me fui enojado, no entendía sus argumentos. En la carrera otras tantas discusiones por el mismo tema.

Un abrazo.

Miss Luna said...

Antes de la llegada del Opus al mundo, que fue hace muy poco, en ese mismo mundo ya había índices, selecciones, listas, cánones, antologías etc. Los libros de Sade fueron prohibidos en su oportunidad, la Divina comedia, el Decameron.
Pienso que escandalizarse por las recomendaciones que el Opus hace a sus allegados es un poco infantil, es tan absurdo como escandalizarse porque una mujer le prohibe leer a su hija Once mil vergas de Guillaume Apollinaire o que en una sinagoga censuren Mi lucha.
Cada uno, incluso, hace su propia censura, no?

THE LITTLE QUEEN said...

Disculpadme pero yo si me escandalizo. Me escandalizo desde el mismo momento que no tienes la libertad de decidir/elegir. Yo puedo decir que los libros de Lopez Reverte son estupidos comics infantiles, pero no le impongo a nadie mi opinion.
MI libertad consisite en tener un conflicto existencial leyendo a Saramago (he tenido mas de uno)y disfrutarlo o compartirlo y aconsejar su no lectura. Pero las guias de lectura del OD son aberrantes y estupidas y anacronicas, que eso exista en el s.XXI despues de la experiencia y creacion de la INquisicion me parece tan retrogrado que los filosofos que apoyaron la libertad del ser humano se deben estar removiendo. VOLVEMOS AL SIGLO XV!!!!
Y todo esto me cabrea mas porque el OD en Spain tiene mucha fuerza, y deamsiada influencia y hay mucha mierda alrededor...

Anonymous said...

Me gustaría saber dos cosas:

1. Porque tomas exactamente estos y no otros libros de la resenia bibliográfica?

2. Que omites en la cita del fundador del OD?

El comentario de Miss Luna me parece muy atinado

Miss Luna said...

para little queen
el asunto es que el Opus no es una cosa publica, ahí está el que quiere, el que se deja o el que no puede salirse.
insisto en que el escándalo es demasiado. Es como si los jugadores del Madrid se ofuscaran porque se les obliga a usar el uniforme blanco y dijeran que se coarta su libertad, que ellos quieren uniformes rojos. Lo que diría el dueño del Madrid es "aquí es así, te guste o no" y todo eso provocara el escándalo público.
Menuda bronca meterse en líos ajenos, no?

josé said...

Me recordó la época, allá por la década de 1950, en la que los sionistas de la Filarmónica de Israel les prohibieron a sus músicos interpretar las sinfonías de Bruckner, tildandolas de "peligrosas" solo por haber sido del agrado de Hitler. Igualmente, estupidez absoluta, fuera de tiempo.

Anonymous said...

Mi querido José, creo que antes de criticar algo deberías de tomar un curso del correcto uso de los acentos en la ortografía castellana (luego ya puedes decir lo que quieras...)

Reciban un fuerte abrazo.

Enrique G de la G said...

@ Anónimo 1: Tomé esos libros porque preparé este post el día del aniversario del asesinato de Martin Luther King, pero se me había traspapelado, y porque "El llano en llamas" y "Los miserables" son dos de mis libros favoritos.

@ Miss Luna: coincido con lo que dices de que de alguna manera cada uno hace su propia censura (aunque la palabra "censura" implica un agente externo, así que acaso sea mejor decir "discriminación" o "(s)elección". Pero también concuerdo con The Little Queen y José con que la censura de hogaño nos hace reaccionar (no me escandalizo, me encabrono, como el "no mamen, carajo" pretende señalar) precisamente por la censura de épocas pasadas. Por lo demás, no creo que se pueda comparar a la niña aún en proceso de ser educada por su mamá que pones como ejemplo con los adultos del OD. Tampoco creo que en una sinagoga (sic) se censure "Mi lucha": o los que van allí de plano no están interesados en leer ese libro, o lo leen con la intención de entender la influencia que tuvo históricamente. No me suena que en este caso sea necesario un agente externo regulador, aunque tampoco me consta.

@ Guillermo: supe de un profesor de literatura de esa misma prepa que -ahí sí, muy escandalizado- le quitó a su alumno el Zaratustra de Nietzsche. El alumno fue remitido a su profesor de ética inmediatamente, etc. Y pues a mí sí me enoja, ya ves...

Saludos.

Miss Luna said...

para enrique
Me gusta (s)elección por censura, pero sigo pensando que la reacción es desproporcionada. Como decía, al opus entra quien quiere o quien se deja. Lo que quería decir con los ejemplos (de la niña y los judíos) era que la censura que el Opus hace de los libros, la hace para quien convive en ese ambiente. Te propongo otro ejemplo, a manera de pregunta, cómo reaccionarías si en un convento del Tibet el superior promulga para los monjes, todos adultos, ninguno judío, una lista de libros proibidos porque contravienen a su espiritualidad?
Insisto, qué más da si el Opus, las escuelas del Opus, las casas de familias del Opus, el Opus entero prohibe los libros que se les de en gana. Creo que es un asunto doméstico, de quienes conviven con el Opus de una u otra manera. Incluso creo que están en su derecho. Estoy siendo demasiado "demócrata"? No sé... creo que a menos que seas del Opus y tengas consignas más liberales, pues el asunto debería importarte un comino.
Me llamó la atención la marca sic a sinagoga (Del lat. sinagōga, y este del gr. συναγωγή, de συνάγειν, reunir, congregar.
1. f. Congregación o junta religiosa de los judíos.
2. f. Casa en que se juntan los judíos a orar y a oír la doctrina de Moisés.) a qué obedeció?
saludos y, qué buen blog!

para anonimo
te da pena decir quién eres?

Enrique G de la G said...

@ Anónimo: no publico comentarios ni posts con asuntos (o información) personales. Pero es obvio que me conoces y te quieres esconder.

@ Miss Luna: de acuerdo, sí. Lo del "sic" era no por la palabra "sinagoga" sino por la expresión "en la sinagoga": equis.

Anonymous said...

Anónimo 1 no tiene nada que ver con el resto de los anónimos. Por eso coloco ahora mi nombre.

1.- Me parece un poco curioso que se compare de nueva cuenta al fundador del OD con un Nazi. Si no mal recuerdo Josemaria Escriva nunca quemó algún libro públicamente, lo cual no se puede decir de Goebbels. Me parece que mientras en la cita del fundador se habla más bien alegoricamente, en la cita de Goebbels no. Por tanto la comparación me parece un tanto desproporcionada y algo provocadora.
1.1.- De que año es la cita del fundador del OD?.
2.- De las reseñas que copias en ningún momento se prohiben los libros, solo se desaconsejan. Como todo consejo, se puede tomar o dejar ir, no es una medida imperativa y por tanto ninguna prohibición. Creo que no es cosa del OD, más algo común dentro de la Iglesia desaconsejar la doctrina que se oponga a aquello que consiera como bueno y verdadero.
3.- Me parece que también es necesario introducir una diferencia entre la calidad literaria de una obra y la calidad de su contenido en cuanto referente a una ética/moral. Existen libros que son una joya cuando se refieren al primer punto y lamentablemente se oponen a las enseñanzas de la Iglesia. El OD, como institución dentro de la Iglesia, está por tanto obligada a desaconsejarlas relegandol el carácter literario/lingüistico a segundo plano. Creo que desde este razonamiento se entiende la postura del OD.

Saludos
Tonio.

Cuando quieras Enrique te paso mi nueva dirección donde vivo

Miss Luna said...

para anónimo Tonio
Desaconsejar es una manera de prohibir. Creo que el problema brota cuando cierta gente del Opus trata de objetivar sus preferencias concretas para imponerlas a los demás (insisto, si esos "demás" tienen cercanía con el Opus).
Había un cura chileno del Opus que según él era critico literario y poeta, firmaba con el seudóniomo Nacho Valente. Él desaconsejaba varios libros en El mercurio. Lo curisio es que es más bien un escritor mediocre.
En fin, que la literatura es en buena parte cuestión de gustos. Según el grado de educación el gusto será de tal o cual forma. Hay a quien le gustan los callos a la madrileña y hay a quien no, qué le vamos a hacer

Anonymous said...

Mas bien pienso que te sorprenderías...

Anonymous said...

A anónimo, considero que el carácter de "Universalidad" se pierde cuando en algunas Universidades se restringe el acceso o se omiten ciertos libros en la biblioteca.

Sugerir no leer ciertos libros; ?Es igual a restringir el conocimiento (censura)? (Incluso modificar programas de Licenciatura...)

s.

Visitors