August 12, 2007

Sobre la mezquita de Colonia

[Nota publicada (sin el epígrafe elegido ad casum) en el número de agosto de Letras Libres, edición México]

Paul Böhm


«Noble life demands a noble architecture for noble uses of noble men.»
Frank Lloyd Wright


La misma discusión arde aquí, y en Sevilla, y en Marsella, y en toda Europa. Si el tema de la migración es de suyo difícil, y el de la migración musulmana es controvertido, en Alemania es peliagudo. El debate actual a propósito de los planes para levantar la mezquita más grande del país no puede circunscribirse a lo religioso: se expande a la esfera política hasta tocar incluso a la arquitectura.

Alemania abrió sus puertas a trabajadores extranjeros durante el Milagro económico. Desde 1961, oleadas de musulmanes –casi todos turcos– se han asentado en el país, hasta sumar hoy unos 3.2 millones, el 4% de la población nacional. Para ellos, la DİTİB (Diyanet İşleri Türk İslam Birliği o Unión Turco-Islámica para Asuntos Religiosos) comenzará a edificar una mezquita central en Colonia el próximo año. Se argumenta que las 27 mezquitas de Colonia son insuficientes para atender a los 120,000 creyentes de la ciudad. Pero, sobre todo, la DİTİB echa de menos un recinto representativo de la integración turco-alemana.

¿Signo de integración? El escritor Ralph Giordano lo niega, tajante. Y va más allá cuando cuestiona que los valores propuestos bajo los minaretes favorezcan el entendimiento entre los inmigrantes y los ciudadanos del país adoptivo que han elegido. Se opone a la anacrónica sharia y a los imanes que rechazan ciertos estándares de la educación pública como clases deportivas mixtas, viajes escolares, educación sexual, igualdad de género o libertad de expresión. Como prueba empírica de cuán difícil es manifestar una opinión contraria sin que algunos musulmanes se sientan injuriados está, junto a las caricaturas danesas de Mahoma (y el asesinato de Theo van Gogh), la colección de amenazas de muerte que ha recibido. Es lamentable que los propios alemanes sean incapaces de opinar acerca de lo que planea alzarse en su país sin que corran las amenazas de muerte. Erigir pues la mezquita como signo de concordia es una hipocresía. No existe un camino pacífico a la integración, concluye.

¿Existe la libertad de cimentación, tienen derecho a levantar esa gran mezquita los turcos en Alemania? El Consejo de ex-musulmanes zanja la cuestión con un ¡No! categórico porque, sostiene, la praxis de dicha religión contraviene ciertos rasgos fundamentales de la dignidad humana. Si la Constitución alemana reconoce la libertad religiosa mientras no queden comprometidos los valores esenciales de la dignidad humana, debería revocarse el estatuto del islam como religión lícita. Nuevas amenazas de muerte…

El arquitecto Paul Böhm encabeza la postura contraria. Ahí le miran con cierto recelo, allá se susurra que es un oportunista, pues siendo hijo y nieto de los más famosos constructores de templos católicos en el país, sorprende que se haya interesado por una mezquita. Böhm dice preocuparse por todos los hombres de paz, más allá del credo que profesen, y sus casas de oración. A mediano y largo plazo, el grito desinhibido del muecín sobre el valle del Rhin promete muchos frutos positivos.

Böhm ganó el concurso de la mezquita. Con su proyecto desea favorecer la modernización del islam y su comprensión entre los alemanes. La propuesta arquitectónica alude al ingreso de Mahoma en la modernidad. Los planos prevén dos minaretes de 55 metros y un centro comunitario con salones, instalaciones deportivas, tiendas, un bazar, una biblioteca y una oficina de información. La cúpula de cristal y concreto –inspirada en el domo del Reichstag– remeda las siluetas de los océanos y continentes para simbolizar la apertura universal.

La mayoría de los colonienses (60%) están con él, pues encuentran imperioso dar muestras generosas de aceptación para allanar la convivencia…. como el párroco de San Teodoro –la única iglesia diseñada por Böhm, ¿casualmente?–, quien organizara una colecta económica para asistir a sus hermanos musulmanes. No está de más velar por los intereses cristianos en países musulmanes.

Se cavila entonces si la Historia no tiene secuestrada a la nación germánica. Es agudo el horror ante lo que pueda remotamente sonar a discriminación racial o xenofobia, la piel es muy sensible. De acuerdo. Es justo. Mucha atención. Pero en este posible secuestro, Alemania parece propicia al síndrome de Estocolmo. Porque cuando algún alemán arriesga un comentario contra la mezquita, sus compatriotas se alarman sobremanera y le pegan las etiquetas de extrema derecha, patriotero o la de intolerante. Al margen de las amenazas de muerte en voz de musulmanes, la libertad de expresión en Alemania queda hoy subyugada por las sombras de su propio siglo XX.


Berlín. Julio, 2007.

4 comments:

jose antonio said...

siendo así las cosas, será mejor emigrar, no?

Roberto said...

Lo leí en Letras Libres. Felicidades, Kics.

Rafa GV said...

Felicidades en efecto.
Me dio un buen tema de conversación con unos becarios teutones de la Fundación Konrad Adenauer en México. Las posturas encarnaban la disyuntiva. Para uno era la mejor forma de reconocer una situación de facto: Alemania incluyente.
Para el otro era una abominación de la cual se servían los todavía "acomplejados" del nacionalsocialismo.

Saludos,

Juan Antonio said...

Buen articulo
Pero eso de que empieza la construccion el año que viene, no estaria tan seguro. O por lo menos el mismo diseño. Las discusiones que ha habido la semana pasada demeuestran que si la gente del Spd saltan para atras (y hay razones para suponerlo), entonces el Oberbürgermeiester Schrama no tendria el potencial politico para sacarlo adelante. Hay que esperar.
Los animos cambian

Visitors