August 10, 2006

Le baiser de l'Hôtel de Ville


París, 1950. Robert Doisenau busca material para un reportaje fotográfico sobre "Los enamorados en París" para Life. Anda esperando a que pique alguna foto (siempre se consideró un pescador de imágenes), cuando divisa a unos estudiantes de teatro: Françoise Bornet y Jacques Carteaud. Y hace con su Rolleiflex la foto.

Esa foto tardó más de 35 años en publicarse. Se convirtió de inmediato en un punto de referencia, y comenzaron a surgir numerosas parejas demandando a Doisneau y exigiendo los derechos. En la corte, Doisneau debió reconocer que la foto no fue espontánea, sino actuada.

Entonces, la señora Bornet salió del anonimato, fue a Doisneau, y le mostró la foto original que él mismo le había enviado pocos días después. Entusiasmada con establecer un estudio de cine con su esposo, un hombre que no se llama Carteaud, decidió venderla. En abril del año pasado, un suizo compró por 155,000 euros el negativo y la impresión original, firmada y estampada por el fotógrafo. Así, la aureola de romanticismo que había brillado alrededor de la foto comenzó a opacarse.

3 comments:

Revertiano said...

En efecto, magnífica la foto, y magnífica la estética de la época, y el magnífico el maldito recuerdo de cualquier tiempo pasado, aunque fuese peor.

Vigi said...

Más o menos se asemeja a la historia que he hallado por internet, aunque yo la voy a comentar desde la óptica de la teoría de la fotografía, a ver si te gusta mi enfoque cuando haga este post

Anonymous said...

Cuando el beso se publica. . . sale caro

Visitors