July 23, 2006

Judith, Sharapova


Uno de los entretenimientos favoritos de Marcel Proust era encontrar parecidos (sosias, deberíamos decir ya) entre obras de arte y personas vivas. A pesar de que no coinciden las expresiones ni los perfiles, vaya aquí un ejemplo: la Judith de Caravaggio y Maria Sharapova.

3 comments:

Miguel Tormentas said...

¡el hecho de que cites como antecedente a proust no te salva de estar memonuñeando!

mi hermana y yo todavía nos seguimos burlando de mi madre porque era idéntica a un paje que salía de fondo en un retrato de la galería nacional de londres

Enrique G de la G said...

Es curiosa tu observación, Miguelón, pues Mar. comentaba en "Cetrería" que él ñepeaba, y ahora resulta que yo memonuñeo... Puesto que la palabra "proustificar" tiene ya un sentido concreto muy diferente, dejémoslo en que los dos "prousteamos".
Salud.

Guillermo said...

Yo se lo copié todo a Wreschler.

Visitors